Seguir

lunes, 25 de febrero de 2013

ANSIAS




Uno puede mezclar igual el whisky con la menta,  diluir de todos modos azúcar en el café, y  sin caer, continuar dando pasos.
La boca no por ello renunciará a su oficio de sonreír.
El sueldo se cobrará más o menos puntualmente, y el invierno, casi siempre nos encontrará vestidos.
Uno, que se pasó la vida haciendo tratos con  los santos, negociando con los pájaros,
ansía arrancarle una  sonrisa  a los  ojos de  la vida,   y seguir mezclando whisky con la menta,  y seguir luchando, y seguir sonriendo.

roberto a. merlo