Seguir

viernes, 7 de marzo de 2014

EL ABRAZO


Cuando llega la hora de la verdad, cada oveja  se arrima  a su pareja y se fusionan, durante un minuto, en un tierno abrazo.
El abrazo es  un  lugar donde todo  está  calmo,  donde  nada envejece y los recuerdos duermen   como  tiernos niños,   y la   tristeza,  la muerte y los  reveses de la vida se  disuelven en la nada. 
Durante el abrazo la ternura  nos cubre con la tibieza de las abuelas
El abrazo es  un espacio, donde puertas y ventanas están muy cerca y se abren de par en par con solo desearlas.
Y sucede cuando se recuerdan hermosos momentos que se  pueden  llamar por su nombre,  o por el día que ocurrieron,  o por datos tales como   “el sol era radiante,  o el viento te despeinaba,  o el gris te calaba el alma”.
En el abrazo los recuerdos moran en fragancias y silencios, en el sonido de la lluvia.
E  imitan  el acompasado ritmo  de relojes cansados,   las charlas de las  casas de té,  donde  los más tímidos se acurrucan en  los lugares  más apartados.

roberto angel merlo