Seguir

domingo, 6 de enero de 2013

TRISTE REALIDAD


¿Qué sucede en nuestro país?  Una triste realidad


Los medios de protección que la Constitución nos proporciona, son la libertad y los privilegios y recompensas conciliables con la libertad.
Los argentinos hemos sido ociosos por derecho y holgazanes legalmente. Se nos alentó a consumir sin producir.
Nuestras ciudades capitales son escuelas de vagancia de quienes se desparraman por el resto del territorio después de haber sido educados entre las fiestas la vagancia y la   disipación.
No carecemos de alimentos sino de educación, y por eso tenemos pauperismo mental.
En realidad nos morimos de hambre de instrucción, sabiduría y conocimientos prácticos y de ignorancia de hacer bien las cosas.
Hay quienes se mueren de pereza en la abundancia, quieren comida sin trabajar, viven a costas del Estado y eso los mantiene desnudos, ignorantes y esclavos de su propia condición.
El origen de la riqueza son el trabajo y  la ociosidad es origen de la miseria.
La ociosidad es nuestro verdadero enemigo. Es una  infamia porque engendra miseria y atraso mental. De allí surgen los tiranos y el caos de desorden que serían imposibles si hubiera progreso del conocimiento de esa parte ociosa de la población.



  Parte de este texto fue extraído del escrito de  JUAN BAUTISTA ALBERDI del año 1855.